16 may. 2017

LA PROFESORA DE HISTORIA (Marie-Castille Mention Schaar, 2014)



DIVENDRES 19 DE MAIG A LES 20:30 A LA VIOLETA

LA PROFESORA DE HISTORIA

Títol Original: Les Héritiers
Direcció: Marie- Castille Mention Schaar
Guió: Ahmed Dramé i Marie-Castille Mention-Schaar
País: França, 2014
Interpretació: Ariane Ascaride, Ahmed Dramé, Geneviève Mnich, Xavier Maly...
Durada: 100 min.
Versió: Original Subtitulada
Gènere: Drama, adolescencia, ensenyament.
Qualificació: No recomanada a menors de 7 anys.
Sinopsi: Anne Gueguen és una profesora d'historia d'institut que a més es preocupa pels problemes dels seus alumnes. Aquest any, com sempre, Anne té un grup difícil. Frustrada pel seu materialisme i falta d'ambició dels seus alumnes, Anne els desafia a participar en un concurs nacional amb una temàtica determinada: els nens i els adolescents en un camp de concentració nazi. Anne fa servir la seva energia per motivar-los en un projecte que podria canviar les seves vides.

Premis:

2014: Premis Cèsar: Nominat a Millor Actor revelació (Ahmed Dramé).


Comentaris professionals: 

"Una película necesaria, presidida por la calmosa autoridad moral de la estupenda Ascaride. Y sí, está bien para poner en colegios. Puntuación *** (sobre 5).
Antonio Weinrichter
Diario ABC

"Su directora realiza la proeza de recrear la evolución de unos adolescentes que descubren el exterminio judío. Sin demagogia ni farragosos discursos. Puntuación: ***** (sobre 5).
Lluís Bonet Mojica
La Vanguardia

Pasado presente
Crítica de Àngel Andreu

Cada vez que se anuncia una película basada en el ámbito escolar, críticos y espectadores nos tememos lo peor, pues existe una probabilidad elevada de que el film caiga en los típicos tópicos, en la caricatura e incluso en la simpleza. Se trata de un género muy explotado, conocido por todo el mundo y usado en todos los colegios e institutos en algún momento dado con mayor o menor fortuna. El cine francés conoce perfectamente el tema esencial de la educación, esa etapa de formación de individuos, de personas con personalidad. Pero ¡ay! será que no nos han explicado veces la historia de un colegio situado en la periferia de una gran ciudad, donde asiste un grupo multicultural con los conflictos característicos de la edad y los diferentes choques culturales, con una profesora o profesor que ve potencial en ellos cuando ni ellos mismos son capaces de encontrar su camino, nadando a contracorriente contra lo que se esperaba de ellos y, finalmente, alzándose con la victoria, no material, sino personal. Estas historias nos suenan, pero lo que no tenemos tan en cuenta es que la realidad siempre supera a la ficción. Para mal, pero también para bien, y esta película es un claro ejemplo de ello.

Basada en un hecho real -el vivido por el coguionista de este film, un joven de 24 años que, además, también es uno de los protagonistas de esta cinta- nos cuenta una historia positiva y esperanzadora sobre un grupo de adolescentes aparentemente diferentes que tendrá que trabajar codo con codo al mismo tiempo que descubren el episodio más oscuro de la humanidad: el nazismo y los desastres de la Segunda Guerra Mundial. Si se tradujese el título original en francés, la película se llamaría "Los Herederos" un título mucho más acertado que el que le corresponde en la traducción española, pese a la fuerza y protagonismo de la profesora de dicha materia. En realidad, los protagonistas de esta historia son los herederos, es decir, alumnos y espectadores: los primeros son las nuevas generaciones, que parecen haber olvidado de dónde vienen, y los segundos, los que tenemos la responsabilidad de asumir nuestra historia común, pasada y presente. Y no olvidarla. La historia no se aprende, se comprende, pronuncian reiteradamente a lo largo del metraje. 


Película con valores, que cree en el poder de la educación y la recuperación de la Memoria Histórica como bases para un progreso, a favor de la multiculturalidad y de la humanidad para vencer los terrores pasados y actuales, nos recuerda que detrás de cada ideología, de cada creencia, gesto y actitud, todos somos personas. Es ahí donde la película demuestra profundidad y calidad, cuando mira atrás para establecer un presente. Pero también cuando mira al presente para intentar dibujar un futuro, pues también existe en este trabajo un discurso muy necesario y combatiente respecto al nuevo fascismo y al odio latente que habita hoy en el mundo moderno.

Con una cámara cercana al documental, la directora rueda con pasión la naturalidad de sus alumnos, jóvenes que parecen interpretarse a sí mismos con una naturalidad asombrosa y contagiosa. Entre toda la clase, se eleva la figura de la profesora, una Ariane Ascaride luchadora y amable, de mirada cariñosa y de gesto fuerte y decidido, derrochante de autenticidad que nos permite conectar con ambas generaciones. Si al inicio de la película nos habíamos acercado temblorosos, salimos más grandes, pues hemos asistido a una clase magistral planteada en términos realistas, donde se nos han suscitado muchas preguntas y nos han recordado -como deberían y deberíamos hacer siempre- que las diferencias no deberían debilitarnos, sino hacernos más fuertes. Que luchando contra la indiferencia, el odio, la incultura y el miedo, podemos hacer de este mundo un lugar mejor. Y todo esto, además, ofreciéndonos momentos sobrecogedores y apabullantes como la presencia de uno de los supervivientes del holocausto explicando el horror que tuvo que vivir cuando tenía solo la edad de un estudiante de instituto. Cine para crecer y sentirse orgulloso. Para educar, comprender y jamás olvidar.


4 may. 2017

Tardes de Cinema - AL SOSTRE DEL MON

TARDES DE CINEMA ofereix la pel.licula d'animació AL SOSTRE DEL MON.


St.Petersburg 1882. Sasha es una jove aristòcrata fascinada per la vida aventurera del seu avi, Olukin. Explorador famós que va construir el Davai, un magní­fic vaixell trencaglaç, que no ha tornat de la seva darrera expedició al Pol Nord. Sasha decideix deixar la vida burguesa i partir cap al Grand Nord, seguint la pista del seu avi per tal de recuperar el famós vaixell.


Una deliciosa pel.licula per petits i grans, que us portara de nou a l'esperit atemporal de les grans novel.les d'aventures de Julio Verne o Herman Melville.


Una peli on el color i el traç tenen una força visual extraordinaria. Una peli que parla que la tenacitat i l'esperit de grup son vitals en tot viatge. Una peli sobre la força de la Natura que s'ha de respectar i afrontar. Un peli protagonitzada per una noia valenta, intel.ligent i decidida, en un paper tradicionalment reservat a nois.


Apta per tots els públics, especialment recomenada per majors 6 anys.


Dissabte 6 Maig. 18:30h. La Violeta.


GRATIS.


27 abr. 2017





Club Scrabble Altafulla -  Campió de la Copa Llobregat 2017

El campionat disputat al Prat de Llobregat aquest mes d’abril, el Club Scrabble Altafulla ha aconseguit ser el Campió de Catalunya de segona categoria (sub 1800) 2017.







19 abr. 2017

45 AÑOS (Andrew Haigh, 2015

DIVENDRES 21 D'ABRIL A LES 20:30 A LA VIOLETA


45 AÑOS

Títol Original: 45 Years
Direcció i guió: Andrew Haigh
País: Regne Unit, 2015
Fotografía: Lol Crawley
Interpretació: Charlotte Rampling, Tom Courttenay, Geraldine James, Dolly Wells...
Durada: 93 min.
Versió: Doblada
Gènere: Drama
Qualificació: No recomanada a menors de 7 anys

Sinopsi: Només falta una setmana pel seu 45è aniversari de noces i Kate Mercer està molt ocupada amb l’organització de la festa. Es llavors quan arriba una carta dirigida al seu marit, en la que es notifica que s’ha trobat el cos sense vida del seu primer amor congelat als Alps suïssos.

Premis:
2015: Premis Oscar: Nominada a Millor Actriu (Charlotte Rampling)
2015: Festival de Berlín: Millor Actor (Tom Courtenay) i Millor Actriu (Charlotte Rampling)
2015: Festival Internacional de Valladolid – Seminci: Millor Actriu (Charlotte Rampling)



Comentaris professionals:

“Un drama en que cada plano es filmado de una forma tan sincera y con tanto detalle que permite ir más allá de la superficie para, con toda la sencillez del mundo, alcanzar lo más hondo.
Luís Martínez
Diario El Mundo

“Haigh sigue indagando en el lenguaje secreto del amor y su reverso a través de la mirada íntima. Película sutil, humanísima y desoladora”
Jordi Costa
Diario El País

“Su retrato en 45 años de una mujer que comprueba lo fácil que resulta que el precario equilibrio matrimonial se derrumbe confirma a Charlotte Rampling como una actriz monumental.”
Sergi Sánchez
Fotogramas



Fantasmas y miradas
crítica de Àngel Andreu

No importa que uno se acerque a ver 45 años sabiendo parte de su argumento. Incluso sabiendo el inicio, el detonante o el final, pues como en las grandes historias, lo importante es el camino. Amar la trama más que el desenlace, recitaba un cantautor. Nuestra película se abre y se cierra con un mismo tema musical, pero en apenas una hora y veinticinco minutos se nos han explicado tantas cosas, que la canción parece haber cambiado por completo. Es el gran cine el que nos cambia, el que nos despierta preguntas y el que nos hace salir de la sala más grandes en algún sentido. Ante nosotros tenemos una película en apariencia pequeña y sencilla, pero a medida que pasan los minutos nos damos cuenta de que no es así: estamos ante una película enorme, compleja y perfecta – si es que algo puede serlo-.


45 años nos explica la historia de Kate y Geoff, una pareja adulta que lleva junta exactamente el tiempo referido en el título. Son mayores y se comportan como tales. Nada de clichés y los estereotipos a los que estamos (mal) acostumbrados de ver en todo tipo de películas. Andrew Haigh, director y guionista de esta cinta, es un creador inteligente y respetuoso, ha adaptado un relato corto de David Constantine y nos muestra la realidad en formato cinematográfico: sus personajes pasean, leen, tocan el piano, bromean, tienen sus planes para llenar el día, se besan, se apasionan, hacen el amor, se enfadan con sus amigos, critican a sus espaldas...Viven, como cualquier persona. Apaciblemente. Hasta que a principios de semana aparece una carta que va a resquebrajar todos los cimientos de una relación que en menos de siete días tiene planeado celebrar casi medio siglo de casados. Lo que sigue es digno de ver, pues estamos ante un recital de actuaciones, dirección, guión y planificación que respira aire de obra maestra. Aunque lo que cuente pueda ser doloroso.

Haigh mueve la cámara con una delicadeza y sutileza asombrosas. Situando la cámara siempre a la altura de los ojos de nuestros protagonistas, está atento al detalle más pequeño y desgarrador sin necesidad de aspavientos o recursos dramáticos. Se aleja del melodrama y nos muestra, plano tras plano, un drama sin drama. Como los grandes maestros, sabe de la importancia de dejar actuar y respirar a sus actores: la cámara parece que flote, siguiéndolos, de manera descriptiva, centrándose en cada respiración, caricia y mirada para, con toda la sencillez del mundo, llegar a lo más hondo. Lo que tenemos ante los ojos son dos personas reales que viven una historia de verdad.


Mención aparte merecen sus actuaciones. La elección de Tom Courtenay y Charlotte Rampling no podría ser más acertada: actores que han cargado con toda una vida a sus espaldas y saben de la importancia de los silencios, las pausas, las miradas y los pequeños gestos. Es realidad lo que transmiten y, por irónico que parezca, eso es lo más complicado de la actuación. No vemos a dos actores interpretando un papel, lo que tenemos ante nosotros son dos personas que, tras la aparición de un fantasma en sus vidas, dejan ver como sus cicatrices se abren para acabar convirtiéndose en heridas de difícil curación. Heridas que suscitan preguntas en nuestro interior, que nos hacen replantear qué hemos estado haciendo a lo largo de nuestra vida, con quién hemos compartido techo y cama y, sobretodo, lo más sobrecogedor: preguntarse si, tras toda una vida, ha merecido la pena.
Charlotte Rampling, protagonista indiscutible, nos presenta el que posiblemente sea el mejor papel de toda su carrera, demostrando que los papeles que huelen a historia se construyen desde lo más pequeño: un gesto, una caricia, un respiro, un silencio… una mirada. Pocas veces se ha contado tanto en pantalla con la mirada de un personaje. No le hace falta ninguna palabra para que nosotros, los espectadores, nos demos cuenta de lo que se está removiendo en lo más profundo de su ser: alegría, tristeza, miedo… podemos incluso ver el momento en que se le rompe el corazón, y sin necesidad de recurrir al llanto, la palabra o recursos enfáticos. Simplemente maravilloso.

Película tremenda que no llega a la hora y media de duración, 45 años produce un profundo calado en el espectador. Dolorosa y a ratos sobrecogedora, pero de una realidad asombrosa. Uno acaba la visualización de la cinta con la sensación de haber asistido a una proyección de gran cine, aquel que nos recuerda que debemos amar más la trama que el desenlace.




6 abr. 2017

Tardes de Cinema SING STREET

Dublin, 1980. Conor es un noi que per la recesió econòmica es veu obligat a abandonar la comoditat de la escola privada i sobreviure a una nova escola pública del centre de la ciutat, on el clima es mes tens.

Allà coneixerà a la misteriosa i cool Raphina. Amb l'objectiu de conquistarla, Conor la convida a ser l'estrella dels videoclips de la banda que vol formar i s'inventa que es el compositor dels mes grans hits dels 80. Raphina diu que sí i ara Conor haurà de complir la seva promesa.

Una deliciosa i irresistible comèdia musical, plena d'energia contagiosa, i amb una inovidable banda sonora amb la música de Duran Duran, The Cure, A-ha, Spandau Ballet, Genesis, The Clash i molts més!!

SING STREET

Dissabte 8 d'abril a les 18:30 h a La Violeta.

No recomenada per menors de 12 anys.


Entrada Gratuita!!



14 mar. 2017

NUESTRA HERMANA PEQUEÑA (Hirokazu Kore-eda, 2015)

DIVENDRES 17 DE MARÇ A LES 20:30 A LA VIOLETA

NUESTRA HERMANA PEQUEÑA

Títol Original: Umimachi Diary (Kamakura Diary)
Direcció i guió: Hirokazu Kore-eda
País: Japó, 2015
Fotografía: Mikiya Takimoto
Interpretació: Haruka Ayase, Masami Nagasawa, Suzu Hirose, Kaho, Ryô Kase...
Durada: 128 min.
Versió: Doblada
Gènere: Drama
Qualificació: No recomanada a menors de 7 anys

Sinopsi: Sachi, Yoshino i Chika son tres germanes que viuen a casa de la seva àvia a Kamakura, al Japó. Un dia els hi arriba la notícia que el seu pare, qui les va abandonar quan eren petites, ha mort, així que decideixen assistir al seu funeral. Allà coneixen a la filla que el seu pare va tenir fa 13 anys amb una altra dona i, ben aviat, decideixen anar a viure les quatre germanes juntes.

Premis:
2015: Festival de San Sebastián: Premi del Públic
2015: Festival de Cannes: Secció oficial a Competició




Comentaris professionals:

“Este director no es un sensiblero ni un cursi. Es otra cosa. Un poeta identificable.
Carlos Boyero
Diario El País

“Kore-eda confirma su condición de gran heredero de los viejos maestros. Dominada por la serenidad de tono y el asombro ante el detalle cotidiano, “Nuestra Hermana Pequeña” no es cursi: es sabia.” Puntuación: **** (sobre 5).
Jordi Costa
Fotogramas

“Delicadeza y precisión. Presenta la versión más pausada del director en una historia en la que la delicadeza en el detalle gana siempre a la tensión”. Puntuación: **** (sobre 5)
Quim Casas
Diario El Periódico


La sencillez de la mirada
crítica de Àngel Andreu

Decir que Hirokazu Kore-eda es uno de los directores nipones en activo más importantes del momento no es algo nuevo, pues con cada película que estrena va confirmando más lo que nos viene demostrando desde sus primeros largometrajes. Bebedor del clasicismo japonés, maestro de la sutileza y la sencillez, y que hablen de él como un claro heredero del cine de Yasujirô Ozu en cada film suyo que se proyecta en una pantalla no son palabras menores. Tampoco son palabras menores cada una de las que escoge para que pronuncien los personajes de sus historias, aunque a veces sean escasas. Pero eso no le supone ningún problema al director, todo lo contrario: Nuestra hermana pequeña es una película de miradas, de silencios, de presencias y de ausencias. Un poema de amor a la cotidianidad narrado de manera sabia por aquel que sabe cómo y qué decir.

El cine de Kore-eda no se sirve de grandilocuencias ni florituras de estilo vacuas. El suyo es un cine de paseos bajo los cerezos en flor, de tradiciones, de tardes soleadas, de gente sentada alrededor de una mesa, bebiendo té, en una cómoda sala de estar con las puertas de la terraza abierta. Un cine de amores sin contacto, con miradas que tienen más significado que un roce de labios. Cámara reposada, sentada, atenta, detallista. No hacen falta aspavientos para demostrar un enfado, ni un plano en constante movimiento para provocar tensión. Elegante y delicado, Kore-eda teje una historia suave como la seda alrededor de cuatro personajes centrales -en este caso, cuatro hermanas- que a raíz de la muerte de su padre deciden vivir juntas bajo un mismo techo.


Adaptación de un manga, Kore-eda separa la historia mediante fundidos a negro, como si de capítulos de un libro se tratase, o como si un poeta terminase de recitar una estrofa. Los diferentes temas que va tratando (que no son pocos ni nímios) van apareciendo a medida que avanza el metraje, y todos ellos se van cocinando sin pausa pero sin prisas, saltando de una hermana a otra con la habilidad de un maestro. Nuestra hermana pequeña demuestra una solidez en la mirada humanista del director que, con tono optimista y alejado de toda cursilería, nos habla sobre los retos, la toma de decisiones, de la aceptación de los problemas vitales asimismo como la capacidad para superarlos. Kore-eda nos habla de los placeres de aprender a vivir, del poder del perdón cuando se observa con mirada limpia, sin odio ni rencor.

Habrá quien critique este film argumentando que en él no sucede nada. Todo depende de los ojos que miren. Asombrado por el detalle, Kore-eda nos demuestra que la belleza está a nuestro alrededor y que en los pequeños gestos pueden hallarse las grandes acciones: en la compra de unos palillos para comer, en la recolecta de unas ciruelas o en las marcas que se hacen en ellas, en un paseo en bicicleta u otro a pié por la playa… En unos fuegos artificiales todos alzamos la vista hacia el cielo para ver como los cohetes explotan en una lluvia de colores. Kore-eda, en lugar de levantar la mirada, prefiere observar este acontecimiento en el reflejo del mar, o desde la lejanía. Le interesan las personas y cómo ellas observan. Le interesa aquello que les sucede alrededor. Le interesa la vida, y nos lo demuestra con una sencillez al alcance de todo aquel que esté dispuesto a mirar y observar. Y eso no son palabras menores. Nuestra hermana pequeña nos demuestra, una vez más, que Hirokazu Kore-eda puede ser bebedor de los clásicos y heredero de los grandes maestros, pero también que está a un paso de convertirse en uno de ellos.